internados-en-los-angeles-transformando-la-vida-de-los-jovenes

Cambiar el comportamiento de un hijo rebelde, es en muchas ocasiones una labor titánica para los padres, la cual luego de un tiempo de intentos fallidos bien podría parecer poco menos que imposible.

Es ahí cuando los internados en Los Ángeles aparecen en escena.

Una opción real capaz de generar cambios positivos en lo que respecta a la conducta del joven en cuestión.

Para todos los padres que cuenten con un hijo (o más) que pareciera andar en malos pasos, o bien ser víctimas de acosos constantes de parte de pandillas o el crimen organizado en busca de unirse a sus filas, los internados son una alternativa que puede ayudar a sacarlos adelante.

¿Cuál es el resultado obtenido en estos internados?

Un joven renovado, quien muestra un comportamiento ejemplar, completa sus estudios y al final del día, es un miembro honorable de la sociedad.

Estos internados, suelen contar con un programa cuya duración es de alrededor de cinco meses. A lo largo de este tiempo, los jóvenes inscritos permanecen en las instalaciones de dichos internados, recibiendo:

  • internados-en-los-angelesTerapia
  • Educación escolar
  • Actividades extraescolares

Todo lo anterior encaminado a lograr la mejora del comportamiento.

Desde luego no todo es miel sobre hojuelas. La tarea de buscar internados en Los Ángeles es una que jamás ha de tomarse a la ligera. ¿Por qué? Porque la proliferación de estos ha venido en aumento durante los últimos años, y aunque algunos de ellos han venido demostrando su efectividad, contando con personal capacitado y empleando programas apropiados, nunca se estará exento de caer víctima del engaño de un pseudo internado.

La aparición de estos lugares de dudosos resultados en las zonas sur y centro de la ciudad de Los Ángeles es especialmente preocupante, ya que se ha disparado como consecuencia del alto índice de deserción escolar, con apenas un 20% de estudiantes concluyendo de manera satisfactoria su educación preparatoria.

Sí: un 80% del total de jóvenes no recibe la educación necesaria, e infortunadamente muchos de estos chicos terminan cayendo víctimas de las pandillas, ya sea uniéndose a una de ellas y teniendo problemas serios con la ley, o incluso sufriendo consecuencias mortales.