internados-en-estados-unidos-gratis-realidad-o-ficcion

Te contamos cuál es la verdad detrás de los internados en Estados Unidos gratis – Hijosrebeldes.com

Es hora de terminar de una vez por todas con un gran mito: el de los internados en Estados Unidos gratis. ¿Por qué es un mito? Porque varios son quienes hablan de ellos como una buena opción para los niños, cuando la verdad es que no lo son; al menos no en el país de las barras y las estrellas.

Y no lo son, simple y sencillamente porque los internados en Estados Unidos gratis no existen como tal, sino que todos son de paga.

En E.E.U.U. los internados pueden dividirse en dos grandes grupos: los privados y los de carácter público. Los primeros, como pudiera imaginarse, son los más costosos. A este primer grupo solamente tiene acceso una parte muy pequeña de la población debido precisamente al precio que implica inscribir a un menor en ellos.

Pasando a los internados públicos, estos se distinguen de los privados en varios aspectos, como lo son su matrícula estudiantil y las fuentes de financiación, siendo accesibles a un mayor amplio de personas. Pero no, no son gratis.

los-internados-publicos-pueden-tambien-cobrar-por-matriculaHaciendo una comparativa, el financiamiento de los internados privados corre a cargo, en parte, del costo de la matrícula que han de cubrir los padres del menor en cuestión; la otra parte, es absorbida por donaciones privadas.

En el caso de los mal llamados internados en Estados Unidos gratis, es decir, los públicos, cuentan con subsidios de parte de los gobiernos tanto estatales como locales. Los internados públicos pueden también cobrar por matrícula, con la diferencia de que, gracias a la ayuda de fondos públicos, los costos de la matrícula terminan por ser significativamente menores en relación a lo que se paga en un internado privado.

Así que lo sabes: no pierdas el tiempo buscando algo que no existe como lo son los internados gratuitos en Estados Unidos. Si tu poder adquisitivo no te permite cubrir un internado privado de manera que no sea un suplicio, lo mejor es que concentres tus esfuerzos en encontrar el mejor internado público que sea posible. Por supuesto, no sólo te bases en el precio, sino en otros factores importantes, como la calidad del servicio brindado.