Cada uno con sus diferencias, pero te contamos las similitudes de los programas de las escuelas militares en Estados Unidos para jóvenes

Cada una de las escuelas militares en Estados Unidos para jóvenes implementa distintas metodologías de acuerdo a los programas implementadas.

En términos generales se trata de programas residenciales que integran un formato muy similar al militar, el cual hace especial énfasis en la autodisciplina, la responsabilidad personal y la motivación personal.

Así mismo, los jóvenes, quienes por cierto reciben el nombre de “cadetes” mientras se encuentran en el internado, han de cumplir con estándares propios de una preparación militar, incluyendo vestir uniformes tipo militar, así como llevar a cabo las cortesías practicadas en la milicia.

Los programas suelen dividirse en un total de tres fases. La primera de ellas, la fase 1, la más corta, tiene como duración apenas un par de semanas. Comúnmente se le conoce como la fase de “aclimatación”, y en ella el objetivo es identificar a los menores que muestran no sólo el deseo, sino también una disciplina legítima en miras de concluir el programa de manera satisfactoria.

Aquellos cadetes que logran pasar este “primer corte”, comienzan de manera inmediata con la fase 2, llamada “De Reto”. Se trata de una etapa en la que predomina el llamado “Componente de 8 núcleos”, y dura un total de 20 semanas. En este período, el joven debe mostrar un claro avance en cada uno de los componentes que conforman esta fase, los cuales son los siguientes:

  • escuelas-militares-en-estados-unidos-para-jovenesExcelencia académica
  • Cómo ser un líder y cómo seguir a uno
  • Habilidades para afrontar la vida
  • Habilidades de trabajo
  • Servicio a la comunidad
  • Ciudadanía responsable
  • Salud e higiene
  • Aptitud física

Por último, tenemos la fase 3. Tras terminar con la fase “De Reto”, los cadetes inician con una etapa conformada por 52 semanas. Esta fase se caracteriza por ser la única post-residencial, en la cual cada uno de los jóvenes trabaja junto a modelo a seguir adulto, esto en una relación de uno a uno.

Es deber del mentor adulto proporcionar asesoramiento, ayuda y guía al menor, para que éste pueda continuar todo lo aprendido durante su estancia en el internado.

En esencia, es así como funcionan las escuelas militares en Estados Unidos para jóvenes. Cabe señalar este texto sólo busca ofrecer un primer acercamiento, pues para conocer realmente el programa de una escuela militar, lo mejor es preguntar directamente en la propia institución.