beneficios-y-riesgos-de-los-internados-para-jovenes-en-estados-unidos

No todo en los internados para jóvenes en Estados Unidos es bueno o malo. Permítenos hablarte de sus principales pros y contras.

No todo en los internados para jóvenes que hay en los Estados Unidos es bueno ni malo. Estos lugares especializados cuentan con sus pros y sus contras.

En esta oportunidad, hablaremos sobre algunos de los principales beneficios y riesgos que presentan:

  • Beneficios:

Comenzando por el lado positivo de los internados para jóvenes en Estados Unidos, uno de los primeros beneficios o ventajas que nos encontramos es que en ellos se les brindan a los jóvenes las diversas habilidades y herramientas que necesitan para convertirse en personas de éxito.

Por un lado, la disciplina física les muestra las diferentes maneras en las que pueden utilizar tanto su propio cuerpo como sus fortalezas para poder estar siempre sanos.

tomar-decisiones-positivas-tanto-para-ellos-como-para-quienes-los-rodeanDe igual forma, los problemas de comportamiento, como por ejemplo la ira, terminan por ser resueltos al conocer cómo pueden lidiar por sí mismos con los distintos sentimientos negativos que existen; la ira, el resentimiento, la tristeza, todos, pueden terminar por transformarse en algo positivo al tomar decisiones positivas tanto para ellos como para quienes los rodean. En los internados, se les enseña a los jóvenes a dejar de lado las rivalidades con sus hermanos y cualquier rencor hacia la familia.

  • Riesgos:

Abordando ahora los riesgos o “peligros” que conllevan los internados para jóvenes en Estados Unidos, nos encontramos con que, a pesar de que la mayoría de ellos son seguros y cuentan con un ambiente estructurado y cuidado, es común que los menores que sufren episodios severos de depresión, ansiedad y en general hayan sido diagnosticados con problemas de trastorno de oposición desafiante y el trastorno de bipolaridad no terminen por beneficiarse como se desea.

Así mismos, no resulta algo extraño que antes de ser aceptados, los jóvenes deban pasar por un extenso examen médico. Dicho esto, aquellos que cuentan con algún tipo de discapacidad física o una condición médica pre-existente que perjudican su sistema inmunológico, como puede ser la diabetes o la presión arterial, terminen por ser rechazados.

¿Por qué? Porque esto les imposibilita realizar ejercicio físico demandante e incluso, la exposición a ciertas condiciones climatológicas.